Grupos GLBTI destacan lucha por sus derechos

La Federación Ecuatoriana de Organizaciones GLBTI en conjunto con el Consejo de protección de derechos de Quito emitieron este jueves 13 de junio del 2019 un pronunciamiento de complacencia ante la decisión de la Corte Constitucional (CC) de reconocer el derecho de las parejas del mismo sexo a celebrar su matrimonio. “Este es un derecho por el que hemos luchado diversos activistas por casi 20 años”, indicó Diane Rodríguez, directora de la Asociación Silueta X, quien aseveró que existen 3 días para que la CC reciba el pedido de ampliación de la sentencia antes de publicarla íntegramente. Por su parte el activista Germán Castillo hizo un repaso a la historia de lucha de la comunidad GLBTI desde 1997 cuando se logró la despenalización de la homosexualidad y posteriormente la inclusión de las personas GLBTI como sujetos de derechos en la Constitución de 2008 y permite su reconocimiento de identidad. “Por fin la comunidad GLBTI comienza a ser uso de una ciudadanía plena que nos va a permitir seguir trabajando en favor de los más excluidos y discriminados. Estamos avanzando por la vía constitucional. Queremos demostrar a la ciudadanía que somos parte de un conglomerado social que produce”. De su lado la vicepresidenta del Consejo de protección de derechos, Sybel Martínez, indicó que la Corte Constitucional con su dictamen reconoce a las personas de la diversidad sexogenérica la posibilidad de decidir con quien casarse. “Este derecho es propio de la libertad y autodeterminación sin que exista criterio alguno que impida a las personas GLBTI celebrar una unión de hecho o matrimonio. Además es interesante reconocer que con esta decisión el concepto de familia deja de reducir a la concepción estereotipada tradicional lo que garantiza la protección de vínculos matrimoniales de parejas homosexuales”.  

CORTE DA PASO DECISIVO PARA LEGALIZAR MATRIMONIO IGUALITARIO

Ecuador se ha sumado a otros cinco países de Sudamérica que han efectuado alguna reforma legal sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, con un histórico fallo de la Corte Constitucional cuyo inequívoco alcance está ahora en manos del Gobierno y la Asamblea Nacional. El pronunciamiento el miércoles del Pleno de la Corte Constitucional, con cinco votos a favor y cuatro en contra, ha inundado de alegría a la comunidad LGTBI, que lleva años luchando para se equiparen sus derechos a los del resto de la población. El fallo reivindica “las oportunidades de grupos vulnerables que han sido discriminados en su lucha permanente por la igualdad, la protección legal y la libre decisión”, dijo el defensor del Pueblo Freddy Carrión, que respaldó el proceso ante el tribunal. Para ese organismo, se trata de un “avance histórico” de los derechos humanos que sitúa a Ecuador, un país notoriamente conservador, a la vanguardia de los Estados latinoamericanos, pues, según el alto funcionario, sólo Argentina, Brasil, Costa Rica, Colombia y Uruguay “ya han aprobado alguna reforma legal de matrimonio igualitario”. El fallo, cuyo alcance práctico es ahora estudiado por los organismos de gobierno y juristas, se produjo después de meses de retrasos y a raíz de una consulta formulada a la más alta instancia judicial de Ecuador por una inferior de la provincia de Pichincha. Esta pidió la opinión de los jueces constitucionales sobre la validez de la Opinión Consultiva 24-17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), que en enero de 2018 se expidió sobre los derechos de la población LGBTI a la igualdad y no discriminación, identidad de género y derechos de familia. Con ese argumento en mano, dos parejas ecuatorianas solicitaron inscribir su matrimonio, lo que les fue denegado por el Registro Civil local, por lo cual acudieron a la justicia. Uno de los demandantes, Efrain Soria, presidente de la Fundación Equidad y que lleva con su pareja doce años de relación, explica a Efe que en 2013 iniciaron la lucha por el matrimonio igualitario, aunque en aquel momento fue por el caso de otra pareja. Del veredicto dice que “va a influenciar positivamente” porque van “a dejar de ser ciudadanos de segunda para ser ciudadanos de primera y poder ejercer los mismos derechos”. Y habla ya de una nueva lucha para que se permita que las parejas homosexuales puedan acceder a mecanismos legales para formar una familia con hijos, pese a los prejuicios que aún existen en la sociedad ecuatoriana. Más contundentes se mostraron la activista LGTBI Pamela Troya, pionera en la lucha judicial por el matrimonio igualitario, y Dianne Rodríguez, presidenta de la asociación Silueta X. La opinión de la CorteIDH, manifiesta a Efe la primera de ellas, insta a los países que son miembros del Pacto de San José, entre ellos Ecuador, a “abrir sus ordenamientos jurídicos internos y permitir el matrimonio igualitario”, por lo que, al ser refrendado por la Corte Constitucional, obligaría a los organismos de gobierno adaptar sus leyes. Por su parte, Rodríguez, ve la decisión como un “mandato constitucional que ya obliga” a las instituciones gubernamentales porque se trata de una resolución del “órgano supremo del país”. “Entonces tendrán las leyes orgánicas, los reglamentos del Registro Civil, que ajustarse a lo que dice la Corte Constitucional”, considera. Y es que la decisión judicial parece inequívoca al declarar “la inconstitucionalidad del artículo 81 del Código Civil”, que define el matrimonio como “un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen con el fin de vivir juntos”, y también “el artículo 52 de la ley de Gestión de la Identidad y Datos Civiles”, que habla igualmente en términos de “hombre y mujer”. Pero, además, dispone que “la Asamblea Nacional reconfigure la institución del matrimonio para que se dé un trato igualitario a las personas del mismo sexo”. Pese a la contundencia del fallo, ningún representante del Gobierno de Lenín Moreno se ha pronunciado hasta ahora sobre la resolución o sobre si tiene la intención de seguir las instrucciones de la Corte Constitucional y reformar las leyes requeridas. 

Ecuador abre la puerta a la legalización del matrimonio homosexual

La Corte Constitucional de Ecuador abrió hoy las puertas para la legalización del matrimonio homosexual al posicionarse a favor de dos casos de consulta de la norma sobre la unión de hecho de dos parejas del mismo sexo, según informó este miércoles la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI.

La Corte anunció hoy su resolución sobre la consulta de norma a partir de la “Opinión Consultiva 24-17” de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) promulgada en 2017, por lo que da pie a la legalización el matrimonio civil de parejas homosexuales.

La “Opinión Consultiva 24/17” de la CorteIDH se refiere a la protección de la identidad de género e igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo y es vinculante para todos los países que firmaron el Pacto de San José, entre ellos Ecuador.

Uno de los casos sobre los que la Corte se ha pronunciado hoy es el relacionado con la pareja formada por el presidente de la fundación Equidad, Efraín Soria, y Javier Benalcázar, que ha llevado su lucha por contraer matrimonio civil desde el 2018.

Pioneros

Soria y Benalcázar presentaron una demanda a la Corte de Justicia

Soria y Benalcázar, ante la negativa de su matrimonio por parte del Registro Civil de Identificación y Cedulación el año pasado, presentaron una demanda a la Corte de Justicia de la provincia de Pichincha.

Este tribunal, a su vez, presentó a la Corte Constitucional, el máximo organismo de control de la Carta Magna, la posibilidad de aplicar la llamada “Opinión Consultiva 24/17 de la Corte-IDH” en este caso.

De su lado, Soria dijo a Efe este miércoles que esta resolución influye “positivamente” en el país, “porque vamos a dejar de ser ciudadanos de segunda para ser ciudadanos de primera y poder ejercer los mismos derechos”, reiteró.

Su pareja, Benalcázar, al conocer el resultado de la Corte, afirmó que se siente “emocionado después de tanta lucha, la personas que tenían esto en sus manos se tocaron el corazón”.

“Teníamos nuestras dudas”, comentó ante la resolución que daría la Corte-IDH, “no estábamos seguros de que fuera a aprobarse” el matrimonio igualitario en Ecuador, añadió Benalcázar en una llamada telefónica que le hizo Efe.

La activista LGTBI, Pamela Troya, quien presentó ante la justicia una petición similar a la de Soria y Benalcázar, dijo hoy que en el caso de que la Corte Constitucional aprobara el matrimonio civil entre personas del mismo sexo “tenía la posibilidad de colocarse al lado correcto de la historia y finalmente ampliar derechos”.

“Creo que nos convertiríamos en un país un poquito más justo e igualitario”, señaló en los exteriores del edificio público.

Asimismo, Troya quien junto a su pareja lleva diez años de relación y ocho de convivencia, reiteró que esta resolución “lo que va a cambiar, es dar una protección jurídica a nuestras realidades”, al indicar que fue una lucha por sus derechos, el reconocimiento de sus familias, “igualdad, justicia y dignidad”, enfatizó.

La presidenta de la Federación Nacional de Organizaciones LGBTI dijo a Efe que “es un gran avance aquí en el Ecuador”, pues al principio señaló que pensaba que sería un “resultado negativo” y “ha sido una gran sorpresa para todos”.

Asimismo, señaló que es un precedente legal y que espera que este dictamen no sea mas bien un punto adicional para que la violencia aumente, en contra de nuestra comunidad, sino lo contrario, disminuya.

Soria y Troya, entre otros miembros del colectivo LGTBI, se encontraban esta mañana esperando el resultado de la audiencia en los exteriores de la Corte, con banderas del arcoíris.

El matrimonio igualitario que ahora abrió la puerta al reconocimiento de al menos una docena de matrimonios en sus mismas circunstancias en el Ecuador, se encontraba un país que por el momento no lo reconocía en personas del mismo sexo.

Ecuador marca hito al reconocer unión civil igualitaria

Las dos consultas de normas resueltas este miércoles 12 de junio en la sesión de la Corte Constitucional, permiten los enlaces civiles entre personas del mismo sexo. La Corte Constitucional de Ecuador resolvió la tarde del miércoles 12 de junio de 2019 favorablemente dos consultas de norma en torno al matrimonio civil igualitario de personas del mismo sexo. La consulta fue remitida por la Corte Provincial de Justicia de Pichincha, que planteó si Ecuador puede aplicar la Opinión Consultiva 24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que establece derechos más favorables para la población LGBTI (Lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexo), sin que medie una reforma constitucional y de la Ley Orgánica de Datos Civiles. Los casos corresponden a las parejas conformadas por Xavier Benalcázar-Efraín Soria y Rubén Salazar-Carlos Verdesoto. Este tema fue tratado el martes 4 de junio, pero no fue resuelto hasta la sesión del miércoles 12 de junio, cuando hubo el pronunciamiento de los jueces Ramiro Ávila, Karla Andrade, Agustín Grijalva, Daniela Salazar y Eli Lozada. En contra votaron Hernán Salgado, Carmen Corral, Teresa Nuques y Enrique Herrería. El dictamen fue notificado a las partes procesales. Durante este proceso, representantes de la Coordinadora de Movimientos Vida y Familia manifestaron en varias ocasiones que el matrimonio es solo entre hombre y mujer y que el tema solo debía ser resuelto mediante una consulta popular. Reacciones Según los organismos GLBTI, hay 12 parejas en este proceso. Ese es el caso de Pamela Troya y Gabriela Correa. En junio de 2014 interpusieron una acción extraordinaria de protección ante la CC, pero con la audiencia de hoy miércoles 12 de junio, la pareja siente que sus esfuerzos tienen frutos.  Troya estuvo en la Corte Constitucional hasta las 13:00. Luego salieron para un descanso cuando se enteraron de la noticia.  “Ya no podemos más de la emoción. Es un momento histórico. El Ecuador es hoy un país más justo e igualitario”, expresó. A decir de la activista, este proceso no solo fue una lucha para la comunidad GLBT, sino una lucha por los derechos humanos. “Queremos agradecer a todas las personas que se unieron a esta lucha que inició el 5 de agosto de 2013 (…) ha sido una lucha de seis años y ahora lo vemos hecho una realidad”.  Diane Rodríguez, presidenta de la Federación Ecuatoriana de GLBTI, reiteró que la resolución de la Corte es un avance importante. “No nos vamos a quedar quietos, vamos a seguir luchando, tiene que aprobarse la adopción homoparental que apunta a familias diversas que tienen la capacidad legal y económica para dar hogar a un menor”. La activista recordó que ha sido una lucha de cerca de 20 años que se ha dado en Ecuador. Esto empezó en 2001, a partir del activista Geovanny Jaramillo, vocero de las organizaciones ecuatorianas de GLBTI. “El que la Corte se haya ajustado a la opinión consultiva 2417 y que a pesar de que no es vinculante y es un control de convencionalidad, nos da la perspectiva de que por lo menos en la Corte Constitucional tenemos sujetos que garantizan los derechos humanos de nuestras poblaciones”, reiteró. Añadió que con esta norma prácticamente se promueve “la legalización del amor” entre personas del mismo sexo. Diane aprovechó la ocasión para pedir que no se estanque la lucha por los derechos de este grupo humano. Recordó que en los últimos años han existido asesinatos contra miembros de su comunidad. En lo que van del año van siete asesinatos. “Esperamos que con esta aprobación incluya en la conciencia ecuatoriana y en las autoridades y que tengan claro de que se pueden amar y mucho menos nadie tiene derecho de quitarnos la vida”, sostuvo Rodríguez. Por su parte, la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBT reaccionó tras la resolución. “Saludamos a la Corte Constitucional por este icónico paso en nuestro país, no solo se referencia para los países andinos, sino para toda la región latinoamericana. Estamos avanzando por la vía Constitucional, pero queremos más: vamos camino hacia la adopción homoparental”. Desde Guayaquil, integrantes de varios colectivos expresaron su satisfacción por la resolución. Diana Maldonado, del Observatorio Ecuatoriano de Derechos Humanos, Colectivos y Minorías, aseguró que el colectivo celebrará la resolución de la Corte con un plantón. La actividad se desarrollará en la Víctor Emilio Estrada y la Monjas. “Hay que tomarnos las calles. Estamos felices. Después de una lucha de tantos años al fin tiene una respuesta positiva. Hoy se ha hecho justicia”, expresó.  Simultáneamente, se ofreció una rueda de prensa liderada por la Federación Nacional de Organizaciones LGBT, Silueta X y de Revolución Trans. Germán Alvarez, coordinador general de Silueta X, reiteró que el pronunciamiento de la Corte es el último recurso, por lo que se abre el paso para que los GLBTI se unan en matrimonio, en vigencia de los derechos humanos. Álvarez se pronunció sobre la postura de la exasambleísta Poly Ugarte, quien dijo que este caso debe ir a una consulta popular por considerarlo “anticonstitucional”. Dijo que aceptarían ir a una consulta popular, pero reiteró que la Corte ya se pronunció. (I) La sesión División de votos Los jueces sustanciadores fueron: Ramiro Ávila y Alí Lozada, quienes votaron a favor. Igual lo hicieron Agustín Grijalva, Daniela Salazar y Karla Andrade. En contra votaron Hernán Salgado, Carmen Corral, Teresa Nuques y Enrique Herrería. 6 años han esperado Pamela Troya y Gabriela Correa para poder casarse. La resolución escrita La CC tiene que notificar la resolución por escrito a los abogados patrocinantes. En el texto se determinaría si es o  no necesario modificar las leyes del país para celebrar el matrimonio civil igualitario.

Fuente: El Telégrafo